El Galeón de Manila y sus implicaciones en el comercio con el Nuevo Mundo y el Lejano Oriente

Las frecuentes relaciones comerciales establecidas entre nuestro país y las colonias tanto americanas como asiáticas dieron lugar a una ruta especialmente rica desde el punto de vista artístico y cultural. La conocida ruta del Galeón de Manila hizo que los puertos donde atracaban las naves fuesen especialmente florecientes (Manila por antonomasia), pero consiguió crear toda una red de contactos y rutas convergentes desde diversas ciudades para abastecer la creciente demanda de productos exóticos

Tras el descubrimiento de América, la corona española fue viendo a lo largo de los siguientes siglos, como algo absolutamente lógico, no sólo la propagación de la fe y de la cultura hispanas, sino también el establecimiento de distintas rutas comerciales con cada uno de esos territorios descubiertos primero y colonizados después.
La ruta partía desde el puerto de Sevilla hasta Veracruz y, tras llegar por tierra a la ciudad de México, el transporte del género se prolongaba hasta el Pacífico siguiendo el llamado Camino de Asia. Acapulco era el puerto en el Pacífico desde donde se iniciaba el camino al Lejano Oriente, hasta llegar a la ciudad de Manila, en las Islas Filipinas, una auténtica plataforma situada entre las costas occidentales de América y las costas orientales de Asia.

No era extraño que el barco llegase cargado no sólo de la plata necesaria para pagar los distintos productos asiáticos, sino también de religiosos que iban a evangelizar a países más lejanos aún, llevando consigo también la cultura hispana hasta rincones insospechados. A su regreso, el Galeón que partía de Manila, de ahí el nombre, transportaba productos orientales tales como "especies moluqueñas, biombos y lacados japoneses, marfiles, abanicos, porcelanas, papeles pintados y tejidos de seda chinos, muebles (sillas y arcones), y materias primas filipinas como la canela de Mindanao". Y, tras su necesaria parada en México, entraban en la península por la ciudad hispalense cargados de productos y obras de arte coloniales y asiáticas, encargadas expresamente a veces para uso de funcionarios, aristócratas y casas pudientes como pinturas de artistas coloniales o las piezas de porcelana de Compañía de Indias.

A partir de 1785, año en que la corona española aprueba la constitución de la Compañía de Filipinas destinada a realizar el comercio directo entre Cádiz, la nueva metrópoli de ultramar, y Manila por el cabo de Buena Esperanza o por el cabo de Hornos, será cuando ese comercio, más directo, rápido y ágil, llegue a sus cotas más altas y, consecuencia de ello, se perciba en el arte hispano una clara huella de aquel lejano mundo asiático; volvía a suceder lo mismo que había ocurrido en los años de apogeo de la conquista con la primera influencia colonial.
Sirva esta introducción para explicar brevemente el interés histórico, geográfico e incluso comercial que puede tener una parte importante de las piezas que ofrecemos en nuestra subasta de junio, vinculadas de forma expresa con ese comercio allende los mares.

Quizá el ejemplo más significativo sea la grandiosa y atractiva Virgen de Guadalupe (lote 541: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65427/francisco-martnez-activo-1717-1758-virgen-de-guadalupe-1737), firmada en 1737 por el pintor mexicano Francisco Martínez. Poco antes, en 1709 se había trasladado a la nueva sede, la catedral de México, la tilma del indio Juan Diego donde se había impreso milagrosamente la imagen de la Virgen. Y, junto a la canónica representación de la Guadalupana, aparece ese edificio en la parte inferior del cuadro, testigo de los acontecimientos.

Entre la oferta de pinturas coloniales, que frecuentemente llegaron a nuestro país y que ejercieron también su influencia, destacamos varios cobres de mediano formato firmados: por José Joaquín Magón (lotes 547: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65433/jose-joaquin-magon-puebla-segunda-mitad-del-siglo-xvii-la-crucifixion y 548: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65434/jose-joaquin-magon-puebla-segunda-mitad-del-siglo-xvii-el-descendimiento), con los motivos del Calvario y el Descendimiento, por Juan Rodríguez Juárez, Sagrada Familia con san Joaquín y santa Ana (lote 544: ) y por el también reconocido Nicolás Enríquez, Adoración eucarística de san Francisco de Borja (lote 546: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65432/nicolas-enriquez-guadalajara-mexico-1704-1790-adoracion-eucaristica-de-san-francisco-de-borja), buenos ejemplos todos ellos de la inculturación religiosa en general y de la importancia de la Compañía de Jesús en particular. En este sentido, cobra un interés especial el cofre jesuítico con alma de madera, carey y plata (lote 740: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65626/cofre-jesuitico-con-alma-de-madera-carey-y-plata-trabajo-novohispano-s-xvii), trabajo Novohispano de ese siglo XVII.

Es interesante observar, sin embargo, el diferente aliento que muchos de los trabajos de los distintos virreinatos, que llegaban para el comercio a la ciudad de México, como comentamos, muestran manteniendo su peculiar estilo.
Ofrecemos varios ejemplos. Los primeros, del amplio virreinato del Perú, del que se desgajarán posteriormente el Virreinato de Nueva Granada y el de la Plata. Del último cuarto del siglo XVI, un San Sebastián (lote 668: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65554/san-sebastian-escultura-en-piedra-de-huamanga-alabastro-policromada-y-parcialmente-dorada-san-juan-de-huamanga-ayacucho-virreinato-del-peru-ultimo-cuarto-del-s-xvi-), procedente de San Juan de Huamanga (Ayacucho), en alabastro o piedra de Huamanga, policromada y parcialmente dorada, de nada menos que 94 cm de altura; por su temprana época, calidad y dimensiones, se trata de la escultura en este tipo de piedra más importante procedente de los talleres del virreinato del Perú conocida hasta el día de hoy.
De la vecina ciudad de Cuzco, sobresale por su calidad un San Juan Nepomuceno (lote 1082: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65969/san-juan-nepomuceno-escultura-en-madera-de-cedro-tallada-estucada-policromada-y-estofada-con-ojos-de-vidrio-escuela-cuzquena-s-xviii), escuela Cuzqueña ya del siglo XVIII, en madera de cedro tallada, estucada, policromada y estofada, con ojos de vidrio.

Y ya que entramos en el siglo XVIII, merece la pena detenerse en un conjunto de tres espectaculares esferas excavadas en marfil tallado y policromado (lote 607: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65493/conjunto-de-tres-esferas-excavadas-en-marfil-tallado-y-policromado-escuela-quitena-s-xviii), de escuela Quiteña, raros ejemplares de 7,5 cm de diámetro que representan distintos motivos religiosos. Y en una coquera o hierbera de importantes dimensiones, con forma de concha de madera de cedro tallada, lacada de verde y dorada, (lote 667: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65553/coquera-o-hierbera-con-forma-de-concha-de-madera-de-cedro-tallada-lacada-de-verde-y-dorada-trabajo-colonial-s-xvii-xviii), trabajo colonial, S. XVII - XVIII.

Por último, del Virreinato de Nueva España, otros dos ejemplos de escultura del siglo XVIII, vinculados a la Escuela de Guatemala: una Inmaculada (lote 758: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65644/inmaculada-escultura-en-madera-tallada-policromada-estofada-y-parcialmente-dorada-ojos-de-cristal-y-corona-de-plata-dorada-escuela-de-guatemala-s-xviii), interesante escultura en madera tallada, policromada, estofada y parcialmente dorada, con ojos de cristal y corona de plata dorada, y con manto similar a otra Inmaculada de la misma procedencia y época conservada en el Museo Nacional del Virreinato de Tepotzotlán (México), y un Calvario (lote 759: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65645/calvario-en-madera-de-boj-tallada-y-policromada-guatemala-s-xviii) en madera de boj tallada y policromada.



Del mundo hispanofilipino, hay también una atractiva oferta. La pieza que brilla con luz propia es, sin duda, una Virgen del Rosario (lote 736: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65622/virgen-del-rosario-escultura-en-marfil-tallado-parcialmente-dorado-y-policromado-sobre-peana-de-madera-tallada-y-dorada-corona-de-laton-dorado-escuela-hispano-filipina-s-xvii), de escuela Hispano-filipina del siglo XVII, una excelente talla en marfil tallado, parcialmente dorado y policromado, de 36 cm de altura, con un peso de 3,145 kg (sin peana ni corona).
Realizada en marfil parcialmente policromado y en madera tallada, policromada, estofada y parcialmente dorada, es la escultura de San Juan Nepomuceno (lote 610: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65496/san-juan-nepomuceno-escuela-hispano-filipina-mediados-del-s-xviii-escultura-en-marfil-parcialmente-policromado-y-madera-tallada-policromada-estofada-y-parcialmente-dorada-ojos-de-cristal-), de la misma escuela hispanofilipina, de mediados del siglo XVIII; ejemplo sobresaliente de esta variante, dada la popularidad que alcanzó este santo en el Virreinato de Nueva España y las relaciones comerciales entre ambas colonias (Nueva España y Filipinas), no se descarta una colaboración entre ambas escuelas.

Otro buen trabajo en marfil tallado y parcialmente policromado es la figura del Buen pastor (lote 608: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65494/buen-pastor-en-marfil-tallado-y-parcialmente-policromado-trabajo-indoportugues-s-xvii), de 19,5 cm, aunque se trate de un trabajo Indoportugués del siglo XVII.

Por último, dos objetos que tuvieron una especial repercusión en nuestro país. El primero, una sencilla Tridagna giga o concha de los mares del sur (lote 848: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65734/tridagna-gigas-o-concha-de-los-mares-del-sur), de 28 x 74 x 42 cm, que hemos podido contemplar como objeto puramente decorativo y en muchas iglesias como pila de agua bendita. Y un mantón de “Manila” bordado de hilo blanco sobre seda negra con motivos de flores, personajes chinos, aves fénix, pagodas y elefantes (lote 852: http://www.alcalasubastas.es/es/subastas/63-65738/manton-de-manila-bordado-de-hilo-blanco-sobre-seda-negra-con-motivos-de-flores-personajes-chinos-aves-fenix-pagodas-y-elefantes-quizas-trabajo-cantones-s-xix), de 145 x 145 cm (flecos: 62 cm), posiblemente trabajo cantonés del siglo XIX.

Este breve repaso por algunas piezas destacadas sólo consigue transmitir una pálida idea del enriquecimiento cultural que debió producirse entre los distintos países, más allá de los intereses puramente económicos que también existieron.

Cargando datos subasta ...

La puja se está enviando ...

X

Lote 1

Broche Isabelino a modo de flor con perla entre círculos de cintas onduladas de oro y esmalte con diamantes.

Precio de salida 850€