Lote 742

Nº subasta: 72

MANOLO MILLARES (Las Palmas de Gran Canaria, 1926 - Madrid, 1972) “Sin título (Pictografía Canaria)”, c.1950-55

Óleo sobre táblex pintado por las dos caras.
66,3 x 74 cms.
Firmado áng.inf.dcho.
PROCEDENCIA:
Galería Fernando Pradilla, Madrid. (etiqueta en el reverso).
Colección particular.

Esta obra se acompaña de un certificado de autenticidad emitido por DªElvireta Escobio en el año 2006.
Registrado con el número 162.
Agradecemos a D.Alfonso de la Torre por su ayuda en la catalogación de esta obra.

“Desde hace dos años vengo estudiando todo aquello que se relaciona con los primitivos habitantes de las islas. Quiero injertar el espíritu antiguo en el espíritu nuevo, buscando también una tradición pero una tradición revolucionaria. Hasta ahora nuestras ‘pintaderas’ sólo habían servido para fútiles composiciones decorativas, que se usaban como señuelo turístico“.
(Declaraciones Millares al diario “Falange”, Las Palmas, 16 julio 1952, publicado por P.Carreño: “El sueño de los arqueros”, Gobierno de Canarias, Islas Canarias, 1990, p. 109).

La obra de Manolo Millares de principios de los años 50 es, junto con sus célebres “homúnculos”, la más importante e interesante de su carrera. En su ciclo de “pictografías canarias”, Millares consigue combinar de manera brillante los signos y símbolos de la cultura guanche con las propuestas vanguardistas de su momento, principalmente de Paul Klee y Joan Miró.
Ya desde muy joven, Manolo Millares muestra un gran interés por la cultura y tradición Canaria que le lleva a visitar con asiduidad el Museo Canario y los yacimientos arqueológicos. Con esas visitas descubre las maravillosas “pintaderas” (cerámicas con marcas geométricas aborígenes) y “petroglifos” (diseños prehistóricos realizados en rocas) de las culturas primitivas que son de vital importancia para entender su obra de principios de los años 50 y posterior.
La fascinación de Millares por el arte prehistórico es compartido por un gran número de artistas e intelectuales del momento. En Canarias, el origen se puede encontrar en la Escuela de Arte Luján Pérez, fundada por Domingo Doreste en 1918 y que atrajo a artistas como Felo Monzón, Jorge Oramas, Plácido Fleitas o Jesús Arencibia y a críticos como Eduardo Westerdahl, director de la “Gaceta de Arte” y principal impulsor del arte de vanguardia en Canarias. En la península, es imposible entender este movimiento sin la Escuela de Altamira, nombre que se le dio a una serie de encuentros promovidos por el escultor Mathias Goeritz en Santillana del Mar en los meses de septiembre de 1949 y 1950 entre artistas e intelectuales para discutir la situación del arte de su momento. Entre ellos se encontraban: Lafuente Ferrari, Alberto Sartoris, Eugenio D’Ors, Eduardo Westerdahl, Angel Ferrant, Pancho Cossio, Willi Baumeister, Modest Cuixart, etc... Tras estos encuentros y conferencias se formaron comités para difundir la iniciativa a través de exposiciones, encuentros y publicaciones como la revista “Bisonte” y monografías de artistas.
Millares no participó directamente en la Escuela de Altamira pero siguió muy de cerca lo que allí se trató gracias principalmente a Eduardo Westerdahl, y creó su propio grupo en Canarias llamado LADAC (Los arqueros del arte contemporáneo) junto a Elvireta Escobio, Plácido Fleitas, Juan Ismael, Alberto I. Manrique, Felo Monzón y José Julio entre otros. Al igual que en Altamira, se creó una colección de monografías de artistas contemporáneos llamada “Los Arqueros” dirigida por Millares.
Dentro de este espíritu de búsqueda en la cultura prehistórica aborigen, Millares crea las “pictografías canarias”. Son obras sobre táblex o tela cubiertas con un fondo cromático abstracto que sirve de espacio pictórico donde se inscriben un conjunto de signos y formas que recuerdan figuras humanas, animales, rejas, peines, cuerpos celestes, etc...en el estilo de los que se pueden ver en las “pintaderas” y “petroglifos” aborígenes.
“De lo que se trataba era de asimilar y recrear esos signos primitivos, esas pintaderas del barranco de Balos, esas ruedas aborígenes, esos triángulos, esas medias lunas (...) todo un bagaje ancestral por él conocido gracias a sus repetidas visitas a El Museo Canario (...), al proceder así, al pintar esos cuadros que por encima de su circunstancia y el tiempo transcurrido siguen fascinándonos como pocos de aquellos años, el pintor se inscribía, de un modo deliberado y consciente, en una corriente primitivista inaugurada por los fauves y los cubistas (...)”. (Juan Manuel Bonet, “Millares antes de Millares”, cat.exp. “Manolo Millares Pictografías”, Museo Internacional de Arte Contemporáneo, Lanzarote, 1998, p.13).




Precio de salida: 30.000€

Imágenes del lote
 
  • imprimir
Volver al listado

Cargando datos subasta ...

La puja se está enviando ...

X

Lote 1

Broche Isabelino a modo de flor con perla entre círculos de cintas onduladas de oro y esmalte con diamantes.

Precio de salida 850€