Lote 882

Nº subasta: 75

JOSÉ GUERRERO (Granada, 1914 - 1992) “Litoral rojo”, 1987

Acrílico sobre lienzo.
182 x 130 cms.
Firmado, fechado y titulado en el reverso.
PROCEDENCIA:
Di Laurenti Gallery, Nueva York.
Colección particular.
EXPOSICIONES:
Nueva York, Di Laurenti Gallery, “After Picasso: Tàpies,Gordillo, Gerrero”, 21 mayo - 20 junio 1987.
Alejandría, “España en la XVI Bienal de Alejandría”, noviembre - diciembre 1987.
El Cairo, Museo Mahmoud Khalid y Salamanca, Sala de Exposiciones Santo Domingo, “José Guerrero: el Cedar café”, 2002 - 2003.
Granada, Centro José Guerrero, “José Guerrero/Sean Scully: tigres en el jardín”, 6 mayo - 4 julio 2004.
BIBLIOGRAFÍA:
M.Borja-Villel, “After Picasso: Tàpies, Gordillo, Guerrero”, Di Laurenti Gallery, NY, 1987, rep.col.p.29.
M.Romero, “España en la XVI Bienal de Alejandría”, Ministerio de Asuntos Exteriores, Madrid, 1987, rep.col.
M.Romero, “José Guerrero: el Cédar café”, com.pp.38,48, rep.col.p.99 en J.M.Bonet, M.Romero, R. del Pino, “José Guerrero: el Cédar café”, Ministerio de Asuntos Exteriores, Arte Español para el Exterior, SEACEX, Madrid, 2002.
S.Olmo, “Guerrero-Campano: El Color y la Memoria”, com.pp.56, 154 en M.Romero, Pocaplata, S.Olmo, “Rojo de cadmio nunca muere: Guerrero-Campano”, Diputación de Granada, Granada, 2002.
E.Juncosa, “José Guerrero/Sean Scully: tigres en el jardín”, Dip.de Granada, Granada, 2004, rep.col.pag.45.
Yolanda Romero, Inés Vallejo y la colaboración de Francisco Baena, “José Guerrero: Catálogo Razonado. V.2. 1970 - 1991”, Ed.Centro José Guerrero y Telefónica, 2007, rep.col.pág.1161.

“Atirantan sus recintos y al llegar al final de su litoral, allí se aprisiona todo, allí han terminado los espacios, las líneas, allí están los latidos del cuadro que les da la vida” (José Guerrero en “Selección de Escritos de Guerrero”, cat.exp. “Guerrero”, MNCARS, 1994).

A finales de los años setenta y durante la década de los ochenta, José Guerrero goza de un importante reconocimiento y gran presencia artística y social en España. Se redescubre su obra gracias a varias exposiciones retrospectivas en Granada (Fundación Rodríguez- Acosta, 1976), Madrid (Sala de las Alhajas, 1980) y Barcelona (Fundación Joan Miró, 1981). Así mismo, recibe varios reconocimientos públicos: se le concedieron la Cruz Oficial de la Orden de Isabel la Católica (1978), la de Officier dans l’Ordre des Arts et des Lettres por el Gobierno francés (1983), la Medalla de Oro de las Bellas Artes (1984), la Medalla de Oro de la Ciudad de Granada y el Premio Andalucía de Artes Plásticas (1989). Aparece en numerosos medios de comunicación y en prensa especializada y se convierte en un símbolo para parte de la crítica y de los jóvenes artistas. Pictóricamente, Guerrero deja atrás las “Fosforescencias” y vuelve a la pintura pura y los campos de color. Pero esta vez de manera mucho más libre que en su etapa neoyorquina, si bien manteniendo el orden compositivo.

Este brillante período del artista está maravillosamente ejemplificado en “Litoral rojo”. La obra se compone por un campo ocre amarillo que domina la superficie del lienzo, roto solamente por una franja blanca de tintes rojizos que hace de división en la pare superior. Cerca del extremo izquierdo del lienzo, el campo ocre pierde su espacio a favor de uno rojo que en su parte superior termina en un área negra del que sale una banda roja que cruza todo el lienzo. Otra área negra y blanca se introduce en el campo ocre por su extremo derecho. Esta tensión compositiva entre diferentes campos de color cerca de los extremos, donde los colores coexisten con otros, es una de las características de la pintura de Guerrero ya desde sus inicios en Nueva York.
La selección de colores es de especial importancia en la obra de Guerrero ya que cada uno posee un significado especial para el artista atribuido a sus recuerdos, percepciones y vivencias desde la niñez. El ocre es la esencia de todo. La tierra donde jugó de pequeño, el campo de su Granada natal. El rojo es el almagre que se obtiene de la tierra en su estado natural y que se ha usado desde la Prehistoria como colorante. El blanco es la propia Andalucía, con sus casas encaladas y su luz. El negro es el color de los colores. En palabras del artista: “Desde que yo puedo recordar, el negro estaba allí, como una parte de la vida; en la gente, en el paisaje, en la soledad. Era algo en movimiento, como gritos representando la vida y no la muerte”. (José Guerrero en “Selección de Escritos de Guerrero”,cat.exp.”Guerrero”, MNCARS, 1994, p.109).
Como decía Guerrero, “el color no es sólo color sino comunicación, energía, tránsito”.

Precio de salida: 90.000€

Precio remate: 140.000€

 
  • imprimir
Volver al listado

Cargando datos subasta ...

La puja se está enviando ...

X

Lote 1

Broche Isabelino a modo de flor con perla entre círculos de cintas onduladas de oro y esmalte con diamantes.

Precio de salida 850€