Lote 200

Nº subasta: 78

CRISTÓBAL DE VILLALPANDO (h.1649- 1714)
Desposorios de la Virgen y San José.

Óleo sobre lienzo. 82 x 109 cms.
Firmado abajo derecha: "Villalpando ..."
Al dorso inscrito "96".

El tema de los Desposorios de la Virgen ha sido muy repetido en la pintura novohispana, a menudo formando parte de una serie de la Vida de la Virgen. Para representar este episodio, que no recogen los evangelios canónicos, los pintores se basan en los evangelios apócrifos, en la Leyenda dorada y en grabados y estampas, generalmente de origen flamenco, que llegaban de Europa.
La historia se narra en el protoevangelio de Santiago, el Pseudo Mateo y el libro del Nacimiento de la Virgen. Según estos, fueron llamados los varones de la Tribu de Judá para elegir a María un digno esposo, pidiéndoles que llevaran una vara de arbusto. Entre ellos estaba José, de la estirpe de David, cuya vara floreció milagrosamente al tiempo que una blanca paloma se posaba sobre María demostrando que el era el elegido de Dios para desposarla. Así lo vaticinaba la profecía de Isaías: "Brotará un tallo de la raiz de Jesse y se elevará una flor de su tronco. Sobre ella reposara el espiritu del Señor". Según la tradición cinco doncellas acompañaron a María en sus esponsales.

Aunque es probable que se pintara con anterioridad, ya que constan series de la Vida de la Virgen desde el siglo XVI, los primeros ejemplos novohispanos que conocemos del tema son los pintados por Luis Juárez en el primer tercio del siglo XVII. Muy semejantes entre sí, pueden fecharse h. 1610 - 20 y se conservan en la parroquia de Atxilco, Puebla y en el Museo de Davenport, Iowa. Del segundo tercio del siglo, h. 1650, es el ejemplar de Sebastián López de Arteaga, conservado en el Museo Nacional de Arte de México. Ambos artistas van a marcar el modelo a seguir por los pintores posteriores.

Sin duda Villalpando conoció ambos modelos, como queda patente del análisis de los Desposorios pintados por él. Se conocen al menos cuatro versiones de su mano, además de la que ahora nos ocupa. La primera, realizada en 1675, se encuentra en el monasterio franciscano de Huaquechula, Puebla. De hacia 1690 - 1700 son la conservada en el Museo de Jaén y la que se encuentra en el Museo del Carmen, Ciudad de México. La más tardía, fechable h. 1700 - 1714 se encuentra en el Museo Nacional de México.

La versión aquí presentada de formato horizontal y composición simétrica, nos remite el planteamiento de los Desposorios de la Catedral de Jaén, con los pretendientes de la Virgen a la izquierda y las doncellas que la acompañan a la derecha. Entre los pretendientes de la Virgen destaca una figura con turbante que recuerda al pastor de la Virgen de Aranzazu (Colegio de la Paz, Ciudad de México). En el centro el Sumo Sacerdote con la mitra de media luna y el pectoral con 12 gemas que aluden a las 12 tribus de Israel. Villalpando toma de Juárez los ojos que pueblan la túnica blanca del sacerdote, simbolizando la omnipresencia de Dios. El sacerdote une las manos de la pareja mientras San José porta el anillo y la Virgen sujeta el manto, gesto que recuerda casi literalmente el de la Virgen de Arteaga.
Las manos celestiales bendiciendo la unión que aparecen en las otras versiones de Villalpando, tomadas del prototipo de Luis Juárez, no se muestran aquí, siendo sustituidas por la figura del Espíritu Santo que en este caso centra la composición.
En la parte superior grupos de ángeles lanzan flores a los nuevos esposos mientras en primer plano, cerrando la composición dos ángeles sostienen la vara florida y el lirio, símbolos de José y la Virgen. Un tercer ángel sostiene una bandeja en la que puede verse un grueso collar, elemento que encontramos también en los Desposorios del Museo del Carmen. La escena se desarrolla en el interior del templo, sugerido por la rica alfombra y los elementos arquitectónicos que sirven asimismo de recurso compositivo cerrando la escena.
El canon mas corto, el colorido menos vibrante y el menor barroquismo y movimiento de esta versión con respecto a las otras hacen pensar que podría tratarse del ejemplar mas temprano de los que conocemos, más próximo a su maestro Baltasar de Echave Rioja. Sin embargo encontramos ya algunos de los elementos característicos del artista: el empleo de su personal tonalidad verde, con la que compone un ritmo sinuoso que presta dinamismo a la escena, el cuidadoso detenimiento en las joyas del vestido de la Virgen y doncellas, constante en su producción y el carácter expresivo de los rostros con el que el artista busca individualizar cada una de las figuras.
Resulta enigmática la figura con toca que aparece sobre el pedestal a la derecha del lienzo. No descartamos que se trate de la comitente de la obra, cuyo formato nos hace pensar en un posible encargo particular.

Precio de salida: 85.000€

Precio remate: 150.000€

Imágenes del lote
 
  • imprimir
Volver al listado

Cargando datos subasta ...

X

Lote 1

Broche Isabelino a modo de flor con perla entre círculos de cintas onduladas de oro y esmalte con diamantes.

Precio de salida 850€