Lote 310

Nº subasta: 79

RAFAEL ZABALETA (Quesada, 1907-1960)
"Purullena (Campesinos de los montes de Granada)", 1958

Óleo sobre lienzo.
130 x 97 cms.
Firmado áng.inf.izq.
PROCEDENCIA:
Herederos de Rafael Zabaleta.
Galería Biosca, Madrid.
Colección Banco Urquijo (adquirido en 1969).
Colección particular (adquirido en 2005).
EXPOSICIONES:
Madrid, Salas de la Dirección General de Bellas Artes, "Rafael Zabaleta", 1959, nº6.
Madrid, Club Urbis, "Rafael Zabaleta", 1961, nº13, rep.
Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Figueras, Dirección General de Bellas Artes, "Rafael Zabaleta. Exposición Antológica", 1961-62, nº94.
Madrid, Galería Biosca, "Rafael Zabaleta", 1969, nº15, con el título "Cuevas de la Chanca".
BIBLIOGRAFÍA:
Anónimo, "Un pintor bucólico", S.P, Madrid, 19 mayo 1959, rep.
Isabel de Alzaga, "Colección Banco Urquijo. Pintura, dibujo, escultura", Fundación Banco Urquijo, 1982, nº.333, rep.col.pag.253 con el título "Campesinos de los montes de Granada".
María Guzmán Pérez, "Quesada y Granada en la vida y obra de R.Zabaleta", Ideal, Granada, 29 y 30 de noviembre de 1983.
María Guzmán Pérez, "Catalogación de la producción artística Zabaletiana", Ed.Anel, Granada, 1983, nº419, rep.págs.719-720.
María Guzmán Pérez, "La pintura de Rafael Zabaleta", Granada, Universidad de Granada, 1983, rep.págs.304 - 305.
María Guzmán Pérez. "El pintor Zabaleta, su vinculación con Granada", Cajasur, Córdoba, 1984, nº5 y 6.
Valeriano Bozal, "Arte del siglo XX en España. Pintura y escultura 1939 - 1990", Ed.Espasa Calpe, 2000, rep.b/n.pag.192.
María Guzmán Pérez, "Rafael Zabaleta. Estudio catalográfico. Óleos y acuarelas", Ed.Instituto de Estudio Gienenses y Diputación provincial de Jaén, 2010, nº427, rep.col.pag.386.

Pintado en 1958, Purullena (Campesinos de los montes de Granada) es una obra maestra de Zabaleta perteneciente a su mejor y más celebrado periodo artístico y durante muchos años formó parte de la importante colección del Banco Urquijo.
A modo de retablo románico o bizantino, dado la frontalidad, falta de perspectiva, hieratismo y atemporalidad de los personajes, Zabaleta divide el lienzo en dos partes, cada una con escenas diferentes y entidad propia. Ambas están conectadas visualmente por la cola de un gato situado en la parte superior que, como un divertido trampantojo, cuelga sobre la parte inferior. A pesar de que las dos escenas representan temas campesinos y comparten una misma composición simétrica y estilo expresionista, difieren en muchos otros aspectos. La parte superior tiene un campo de visión más abierto, con algo más de profundidad, en el que podemos ver un paisaje rocoso con casas-cueva habitadas que nos sitúa la escena en Purullena, provincia de Granada, pueblo famoso por dichas construcciones. En dicho paisaje observamos varios personajes vistos de cuerpo entero de los que destaca, en primer plano, una familia de campesinos compuesta por un matrimonio con su hijo pequeño y la abuela. Las cuatro figuras permanecen estáticas, mirándonos frontalmente, incomunicadas, como símbolos o iconos de la gente del campo andaluz. Solo en el niño pequeño se observa un atisbo de movimiento bajo las protectoras manos maternas. En la parte inferior observamos, de medio cuerpo y a mayor escala, otra familia de campesinos compuesta por un matrimonio y su hija situados delante de la fachada de su humilde casa. En este caso, el artista anula la perspectiva por lo que toda la escena se ve en el mismo plano. A diferencia de la frialdad y estatismo de los personajes de la escena superior, aquí se observa una mayor calidez y humanidad, no solo entre los miembros de la familia sino con el espectador. La mujer, representada de un modo mucho más sensual, coloca su mano diestra en el hombro izquierdo de su marido, un gesto que demuestra cariño, confianza y seguridad. A su vez, éste, con el rostro marcado de arrugas resultado del duro trabajo en el campo, levanta sonriente la mano derecha a modo de saludo o bendición.
La obra, en conjunto, es un brillante ejemplo del singular estilo de Zabaleta de los años 50, que tanto éxito le dio ya en vida y que se podría etiquetar como realismo expresionista. En este periodo, Zabaleta reduce las formas a lo esencial y las delimita, incluso luces y sombras, con un grueso y marcado trazo negro. Luego las rellena con colores básicos (azules, grises, ocres, amarillos, etc…) que se yuxtaponen en diversos campos de color y dotan la obra de una gran plasticidad y vibración, en contraposición con la rigidez simétrica de la composición.
Zabaleta, en esta obra, llega a una de sus cotas más altas como pintor, demostrando que su obra va más allá de la simple representación anecdótica de la gente del campo sino que pretende trascender creando unos estereotipos que permanecerán en el tiempo como la esencia de la España rural.

Precio de salida: 60.000€

Precio remate: 60.000€

 
  • imprimir
Volver al listado

Cargando datos subasta ...

X

Lote 1

Broche Isabelino a modo de flor con perla entre círculos de cintas onduladas de oro y esmalte con diamantes.

Precio de salida 850€