Lotes destacados

 

Localizador

Lote 459

Plato de cerámica esmaltada en reflejo metálico amarillento.
Manises o Cataluña, S. XVI

Precio de salida: 850€

Ver + ...

Lote 757

Reloj JAEGER LE COULTRE de caballero en oro de 18K.

Precio de salida: 3.100€

Ver + ...

Lote 207

JUAN VALDÉS LEAL (1622- 1690)
Visión de Santa Rosa de Lima con la Virgen y el Niño e indio venerándola…

Precio de salida: 20.000€

Ver + ...

Lote 220

CRISTÓBAL DE VILLALPANDO (Ciudad de México, c. 1649 - 1714)
Virgen de Guadalupe con escenas de sus apariciones al indio…

Precio de salida: 15.000€

Ver + ...

 
Lote 177

CARTA EJECUTORIA DE HIDALGUÍA, GRANADA 1670.
"Sobrecarta de Executoria a D. Diego Romero (de Albornoz Coronado)"

Precio de salida: 1.600€

Ver + ...

Lote 368

Pareja de sillas "Wiliam and Mary" de madera de nogal profusamente tallada, asiento tapizado con tapicería de tapiz.
Trabajo anglo-holandés,…

Precio de salida: 1.500€

Ver + ...

Lote 942

JESÚS RAFAEL SOTO (Ciudad Bolivar, Venezuela, 1923 - París, 2005)
"Blanc et Couleur", 1975

Precio de salida: 20.000€

Ver + ...

Lote 267

ANTONIO DEL CASTILLO (Córdoba, 1616 - 1668)
San Acisclo.

Precio de salida: 90.000€

Ver + ...

Lote 679

Broche de brillantes y zafiros navette engastados a diferentes alturas dibujando racimos unidos.

Precio de salida: 1.800€

Ver + ...

Lote 389

Kimono en seda con hilos bordados en oro decorado con dragones, símbolo de autoridad imperial.
China, S. XIX

Precio de salida: 1.200€

Ver + ...

Lote 227

JUAN DE ARELLANO (1614- 1676)
Florero de tulipanes, narcisos, jacintos y otras flores en un jarrón de cristal sobre una…

Precio de salida: 80.000€

Ver + ...

Lote 180

ESCUELA ESPAÑOLA, SIGLO XIX
Retrato de caballero.

Precio de salida: 225€

Ver + ...

 
Lote 260

ABRAHAM ORTELIUS (Amberes, 1527- 1598)
Vista del Monasterio de San Lorenzo del Escorial.

Precio de salida: 700€

Ver + ...

Lote 941

JESÚS RAFAEL SOTO (Ciudad Bolivar, Venezuela, 1923 - París, 2005)
"Vibrations Metalliques", 1969

Precio de salida: 10.000€

Ver + ...

Lote 370

Importante mesa de refectorio de madera de nogal, el tablero apoya sobre tres patas con forma de jarrón rematadas en…

Precio de salida: 8.000€

Ver + ...

Lote 934

EDUARDO ÚRCULO (Santurce, 1938 – Madrid, 2003)
S.T, 1995

Precio de salida: 5.000€

Ver + ...

Lote 170

"Título y Privilegio perpetuo por juro de heredad a DON PEDRO DE LEGVIÇAMON Y SEGOVIA, ...", Madrid, 1655.

Precio de salida: 700€

Ver + ...

Lote 310

JOAQUÍN AGRASOT Y JUAN (Orihuela, Alicante, 1837-Valencia, 1919).
Vendedor de chufa.

Precio de salida: 1.500€

Ver + ...

Lote 963

Excelente pianoforte de caoba y limoncillo, (Nº571) , con cartela:
"Para la serenisima señora Doña María Luisa de Borbón Infanta…

Precio de salida: 1.200€

Ver + ...

Lote 20

Broche diamantes de pp. s. XX con diseño geométrico de bandas arqueadas combinadas, y con un brillante central.

Precio de salida: 750€

Ver + ...

 

Newsletter

¿Desea recibir información sobre nuestras próximas subastas o estar al tanto de lo que sucede en Alcalá Subastas?

Solicitar inscripción

... del Gabinete de Curiosidades

Subasta nº 84 - Lotes 230, 246, 250 ("El Escorial") y 1091. El grabado como medio propagandístico y de difusión de la imagen.

Uno de los mayores medios de difusión de la Edad Moderna lo constituyó el libro impreso y el grabado o estampa, como imagen exenta. La estampa, por su posibilidad de editarse en tiradas de numerosos ejemplares, tuvo, desde su introducción en Europa, un gran impacto visual en la sociedad, por lo que se convirtió en herramienta de propaganda y difusión de ideas y hechos, de forma que sirvió a las naciones y sus gobiernos, a grupos identitarios e incluso a particulares a forjar su propia imagen, lo que dio como resultado el inicio de una era basada en lo visual. Aunque existían las artes plásticas, estas no podían reproducirse fácilmente y se conservaban estáticas. Sin embargo, el grabado (que pronto mejora sus técnicas, pasando de la xilografía o trabajo sobre plancha de madera a la calcografía, sobre plancha de cobre, cuya dureza aumenta la tirada) permitía un flujo de la información, un adelanto en la enseñanza y una mayor libertad creativa, de forma que, si por una parte se organizó como imagen de dominio, de otra no siempre pudo controlarse, surgiendo ideas marginales que afectaban tanto a la religión como al orden establecido. En el caso de la Monarquía Hispánica, que tuvo en los Países Bajos uno de los mayores centros de impresión de grabado existentes, circularon miles de imágenes religiosas, retratos, alegorías e incluso grabados cartográficos que habrían de impulsar definitivamente el conocimiento de la geografía y visualizar los extensos dominios de los Austrias españoles en relación al resto del mundo. Este avance permitió que se multiplicaran (aunque restringidamente, dado su elevado costo) los globos terráqueos revestidos con planos cada vez más perfectos, adecuados para el saber científico en general y la educación de las élites, príncipes y futuros gobernantes, ya que el conocimiento representaba el verdadero poder ("Scientia potentia est.") Pero el mayor uso que se hizo del grabado fue en temas políticos y religiosos. En el primer caso, servía para difundir la imagen de un estado cohesionado gracias a un núcleo de poder, normalmente representado por la figura del soberano, la familia, nobleza y altos funcionarios que, personajes que por lo general, solían adornarse con elementos de prestigio o alegóricos, ensalzando sus virtudes y sus triunfos, especialmente militares, pero también denunciando atrocidades y delitos. Batallas y hazañas diversas, exploraciones, descubrimientos y otros logros se dieron a la estampa con la misma intención. Sirva de ejemplo una representación del monasterio de San Lorenzo de El Escorial, obra de Daniel Meissner (1585- 1625) donde aparece una figura de doble rostro, un Jano que mira al pasado y al futuro, quizás imagen del Viejo y el Nuevo Testamento, o bien un vigilante capaz de verlo todo, indicativo de que se ha representado, no sólo un edificio, sino el centro de un poder que abarca medio mundo, merecedor por ello del sobrenombre de “Octava Maravilla”. En cuanto a la religión, el grabado difundió imágenes de la piedad cristiana e incluso puso imagen a ideas místicas. En pequeño formato, era portátil y el devoto lo podía llevar consigo, entre las páginas de un devocionario o en el interior de un medallón-relicario. De ahí el éxito de las series de Hieronymus Wierix, tan repetidas. Pronto se comenzaron a difundir pinturas y obras de arte antaño prácticamente inaccesibles en colecciones diversas, tanto seglares como eclesiásticas, lo que espoleó la inspiración de los artistas, al tiempo que comenzaban a surgir grandes corrientes culturales, convertidas a veces en modas, caso de las excavaciones de la antigua Roma. Sin embargo, es con ocasión de las luchas entre protestantes y católicos cuando el grabado cobra todo su potencial comunicativo, con sus descalificaciones mutuas, sátiras, hechos sangrientos y terribles. Algo de ese ambiente convulso puede apreciarse en un grabado de gran formato, obra de Pieter de Jode representando el Juicio Final, cuando la siega se convierte en una matanza que recuerda a la Noche de San Bartolomé. Sin embargo, la presencia del Rey Cristianísimo LuisXIII de Francia, acompañada de una dedicatoria a su padre Enrique IV convierten la escena en una exaltación de fe católica y a los reyes como defensores de la misma. Así, bien puede decirse que los grabados comenzaron a calar hondo en la sociedad, modificando su visión del mundo y otorgando a los comitentes la posibilidad de realizar ingeniería social a muy diversas escalas, como harían los Austria hispanos y posteriormente Luis XIV a lo largo de su reinado, glorificando su propia imagen y la potencia de su reino.

Subasta nº 84 - Lote 216. Las Cuatro Partes del Mundo

Según el historiador Gruzynski, la Monarquía Hispánica se aglutinó en un “crisol de pueblos” de los continentes conocidos, por lo que se produjo cierta globalización, o mundialización, pero no sin resistencia, puesto que se trataba de unificar, en la medida de lo posible, modelos sociales muy distintos, donde la nación hegemónica impondría su mirada al resto del planeta, lo que implica que también crearía buena parte de los estereotipos con los que se percibe cada sociedad no europea. Una de las preguntas que el historiador se hace es, si tras los contactos con México, Brasil, las costas de la India o de África, el hombre occidental fue capaz de superar su etnocentrismo. En el caso español, se aplicaba en los territorios americanos un sistema de gobierno de virreinatos, en los que se seguían las pautas de gobierno recomendadas por Maquiavelo: libertad y autogobierno parciales, respetando ciertos aspectos culturales y económicos pero integrando cada pueblo en la estructura general de las leyes que vertebran el sistema. Por ello, no se trataba de “colonias” sino de reinos y provincias, donde floreció una sociedad híbrida, nueva, en la que el mestizaje sería uno de los aspectos más destacados. En el campo de las artes, el grabado difundió muy temprano estas diferencias, acompañando el desarrollo de la cartografía, pues ambientaban mapas y atlas de partes del mundo poco o nada conocidas. Las imágenes resultantes, que se desarrollarían más tarde en manifestaciones como el género pictórico de castas, tomaron elementos provenientes de las clasificaciones antropológicas de los gabinetes, cuya pormenorizada descripción puede parecer racista al hombre de hoy, si bien en su época definían los rangos de una sociedad estamental, pirámide coronada por el hombre blanco de origen europeo. En este contexto, se representaron los continentes mediante personajes, animales y plantas que los caracterizaban gracias a una determinada selección, que los convertiría en tópicos con el paso del tiempo. Originariamente esta idea podría proceder de la aplicación de un lenguaje visual basado en alegorías y emblemas. De hecho, en el más conocido, la Iconología de Césare Ripa, tratado que se publica en Roma 1593, ya se representan las cuatro partes del mundo: Europa, África, Asia y América como personajes femeninos con diferentes atributos y de razas diferentes para caracterizar y diferenciar a estos personajes. Por ejemplo, en el caso de África se personifica mediante una mujer negra, semidesnuda, tocada con una cabeza de elefante como cimera, un escorpión en la mano derecha y en la izquierda una cornucopia rebosante de frutos y espigas. A su lado aparece un león y al otro varias serpientes que se suponen venenosas. Pero, doscientos años después, la composición ha variado sutilmente: la figura principal no es negra, sino blanca, aunque asistida por dos mujeres negras y lo mismo sucede con las escenas correspondientes a Asia o América, donde solo varía la raza de las figuras secundarias, tal como se aprecia en una serie novohispana del siglo XVIII de los cuatro continentes o Las Cuatro Partes del Mundo, obras de propiedad particular. La transformación del personaje principal en una mujer blanca refuerza el carácter simbólico de la escena, al igual que el propio estilo compositivo y las vestimentas, muy estereotipadas. El lote nº 216 que se presenta en esta subasta es parte de una serie muy parecida, con la escena correspondiente a África que se diferencia en algún detalle como las rocallas del marco. En este caso, la pintura podría estar realizada a finales del siglo XVIII o comienzos del XIX, pues parece respirar cierto aire neoclásico.

Cargando datos subasta ...