Home / SUBASTA DE DICIEMBRE 2020 / MAESTRO DE LOS SANTOS JUANES (documentado 1520-1545), MAESTRO DE
Subasta streaming
Finalizada
729. MAESTRO DE LOS SANTOS JUANES (Activo en el sur de la diócesis de León entre 1525- 1550)
Milagro del dedo de San Juan Bautista
Hacia 1525- 1530
Categorias
PINTURA ANTIGUA

VENDIDO POR

20.000 €

Comparta este lote

Descripción del lote


MAESTRO DE LOS SANTOS JUANES (Activo en el sur de la diócesis de León entre 1525- 1550)
Milagro del dedo de San Juan Bautista
Hacia 1525- 1530

Óleo sobre tabla. 125,5 x 91,5 cm.
 
BIBLIOGRAFÍA:
MATEO GÓMEZ, Isabel. “Maestro de los Santos Juanes”. De la Edad Media al Romanticismo. Madrid: Caylus, 1997, pp. 34- 43.
MATEO GÓMEZ, Isabel “Maestro de los Santos Juanes”. Pintura de cuatro siglos. Madrid: Caylus, 1997, pp. 36- 39.
FIZ, Irene. “A propósito del Maestro de los Santos Juanes”. Archivo español de arte, Tomo 74, Nº 295, 2001, pág. 259.
El estudio ténico, Icono I&R, incluirá estas cuatro obras  en una futura publicación dedicado al Maestro de los Santos Juanes.
 
Conjunto de cuatro tablas del Maestro de los Santos Juanes, así bautizado por Isabel Mateo en 1993. Pintor de Tierra de Campos que se halla en la órbita de los seguidores de Juan de Flandes, como el Maestro de Becerril, el Maestro de Astorga y Tejerina.
Pintadas hacia 1525- 1530, probablemente, formaran parte de un mismo retablo mayor dedicado a San Juan Bautista, en Tierra de Campos, en sur de la diócesis de León o en zonas limítrofes, donde desarrollo la mayor parte de su actividad pictórica.
on una composición equilibrada el pintor llena sus composiciones de personajes secundarios, sin un papel en la historia narrada, con el fin de escalonar la composición y mostrar su interés por los espacios. Es evidente, el interés del pintor por la arquitectura en las que dominan los arcos de medio de punto, dejando vistas el ladrillo y la piedra. Con un dibujo firm de trazo seco, va definiendo los rostros masculinos siendo característicos en los rostros masculinos los perfiles aguileños, sobre todo en los ancianos de largas barbas, pelo rizado y los rostros mal afeitados. Destacamos los tocados de las mujeres muy en la moda de los años 1520- 1550. Figuras corpulentas con pliegues duros que quedan matizados por el empleo un tanto saturado del color y de escasos matices. Cuidadas, son las sombras de los personajes, que nos manifiestan el interés del pintor por la luz natural, rasgo evidentemente renacentista.
Agradecemos a Irune Fiz Fuertes su ayuda en la catalogación de estos lotes.
 
A pesar de los intentos de Juliano el apóstata, algunos de los restos habían sobrevivido y una mujer de Maurienne que deseaba fervientemente una reliquia del santo, empezó a ayunar y a orar. Su sacrificio tuvo recompensa cuando halló en el altar un dedo del santo, que enseguida fue disputado por tres obispos, por lo que brotaron milagrosamente tres gotas de sangra para que todos tuvieran su apreciada reliquia.
Episodio, también, narrado en el texto della Voragine, que a su vez está adulterando la historia original del siglo VI, narrada por San Gregorio de Tours.
De nuevo destacamos la doble toca que lleva Maurienne, de especial recato y su atuendo de camisa que sobresale del vestido en bullones según la moda del 1520.