Home / SUBASTA DICIEMBRE 2022 / LUCA GIORDANO (Nápoles, 1634-1705)Cristo y la samaritana junto al pozo,
Subasta streaming
Finalizada
804. LUCA GIORDANO (Nápoles, 1634-1705)
Cristo y la samaritana junto al pozo
Categorias
PINTURA ANTIGUA

NO VENDIDO

Comparta este lote

Descripción del lote


LUCA GIORDANO (Nápoles, 1634-1705)
Cristo y la samaritana junto al pozo

Óleo sobre lienzo. 124 x 155 cm.
Firmado con enlace de iniciales: “LGF”.
 
BIBLIOGRAFÍA RELACIONADA:
 
Palomino, A. Museo Pictórico, 1715- 1724. Madrid: Aguilar, 1947, pp. 1093-1194.
Ares Espada, J.L. Il sogiornio spagnolo de Luca Giordano. PhD. Università di Bologna, 1954-1955.
López Torrijos, R. Luca Jordán en el casón del Buen Retiro. Madrid: Museo Nacional del Prado, 1984.
Ferrari, O y Scavizzi G. Luca Giordano. Nápoles: Electa, 1992.
Pérez Sánchez, A.E. (coord.). Luca Giordano y España. Catálogo de la exposición. Madrid: Patrimonio Nacional, 2002.
Úbeda de los Cobos, A. Luca Giordano y el Casón del Buen Retiro. Madrid: Museo Nacional del Prado, 2008.
 
Hijo del pintor Antonio Giordano (ca. 1597-1683), sus primeras obras conocidas son reelaboraciones de las composiciones de José de Ribera. En torno a 1652 hizo su primer viaje de estudio a Roma, Florencia y Venecia, interesándose particularmente por el arte de Pietro de Cortona y por los grandes maestros del Cinquecento veneciano; Tiziano y Veronés especialmente. En Venecia, tuvo los primeros encargos públicos en las iglesias de Santa María del Pianto, San Pietro de Castello y el Spiritu Santo. En 1653, de vuelta a Nápoles, presenta una Entrega de las llaves a San Pedro y el Encuentro de san Pedro y San Pablo camino del martirio, ambos de 1654. En esta década y en la primera mitad de la siguiente alternan la producción de pinturas tenebristas, con las que muestra su conocimiento de Venecia y de Rubens, que comenzaba a llegar a las colecciones nobiliarias de Nápoles y que había admirado en las iglesias y colecciones de Roma. También se aproxima a Mattia Preti (1613-1699).
 
Entre sus mecenas se encuentra el virrey español en Nápoles, Gaspar Bracomonte, conde de Peñaranda, los Médici en Florencia y aristócratas toscanos y venencianos. En Nápoles, reanuda sus labores al fresco para la cúpula de la sacristía de la capilla de San Genaro que había emprendido en 1663. Realiza los frescos de la abadía benedictina de Montecassino (1663), destruidas en la Segunda Guerra Mundial, los de la cúpula de Santa Brígida de Nápoles (1678), la cúpula de la capilla Corsini en la iglesia de Cármine (1682), la Galería del palacio de Médici Ricardi (1685); y el enorme fresco de la iglesia de los Gerolamini con la Expulsión de los mercaderes del templo.
 
En esos años envío un buen número de obras a España que hicieron que Carlos II lo reclamase a su corte de Madrid. Llegó a Madrid, según Palomino, en 1692 y sus primeros trabajos fueron los cuadros grandes con la Batallada de los ángeles caídos y el Triunfo de San Miguel. En septiembre de ese mismo año, llega al Escorial, donde pintará la bóveda de la gran escalera del monasterio y las bóvedas de la basílica (1693- 1694). En agosto, de regreso a Madrid, se le nombra primer pintor de cámara.
 
En los años siguientes, Giordano pintó muchas obras para el alcázar, para el palacio de Aranjuez y para el del Buen Retiro. En 1697, ejecutó las escenas de la vida de la Virgen para el monasterio jerónimo de Guadalupe (Cáceres), y en 1698, emprende la decoración de la bóveda de la sacristía de la catedral de Toledo, con la Imposición de la casulla a san Ildefonso. En 1698, emprende la decoración de San Antonio de los portugueses o alemanes, donde también trabajan Carreño y Rizi. Los trabajos se prolongan hasta 1701, interrumpidos por la muerte del Rey el 1 de noviembre de 1700. En febrero de 1702, Giordano viaja a Italia en el séquito del Rey.
 
Giordano fue un artista admirable, un dibujante y un bocetista extraordinario. Su estilo, barroco y colorista, influyó mucho en los pintores napolitanos que fueron sus discípulos: Guiseppe Simonelli, Paolo de Mateis, Nicolo María Rossi, Nicola Malinconico y otros muchos.
 
La obra que presentamos, Cristo y la samaritana junto al pozo, es un lienzo firmado con enlace de iniciales “LGF” es inédito. Giordano trató este asunto en diversas ocasiones según se recoge en el catálogo de Oreste Ferrari y Guiseppe Scavizzi. La primera, hacia 1685, en un gran lienzo (274 x 179) que hace pareja con una Tentación de Cristo perteneciente a la Galleria Schleissheim (Ver: Ferrari- Scavizzi A367). La segunda datada en 1698, se conserva en Budapest, hoy en los almacenes del Szepmuveszeti Museum, que a pesar de estar firmada y atribuida por Ferrari y Scavizzi, aparece catalogada en el museo como obra de un seguidor. Por último, los citados autores recogen en su catálogo un lienzo desparecido en 1945 que se conserva en el castillo de Postdam- Sansoucci, destruido durante la Segunda Guerra Mundial.