Home / SUBASTA DICIEMBRE 2022 / JUAN CARREÑO DE MIRANDA (Avilés, 25 de marzo de 1614-Madrid, 3 de octubre de 1685)Retrato de Carlos IIH. 1685,
Subasta streaming
Finalizada
825. JUAN CARREÑO DE MIRANDA (Avilés, 25 de marzo de 1614-Madrid, 3 de octubre de 1685)
Retrato de Carlos II
H. 1685
Categorias
PINTURA ANTIGUA

VENDIDO POR

35.000 €

Comparta este lote

Descripción del lote


JUAN CARREÑO DE MIRANDA (Avilés, 25 de marzo de 1614-Madrid, 3 de octubre de 1685)
Retrato de Carlos II
H. 1685

Óleo sobre lienzo. 78 x 61,5 cm.
En el reverso con etiqueta inscrita a tinta: "143/9000".
Con marco de época en madera tallada y dorada.
 
La obra que presentamos es, sin duda, una versión inmediatamente anterior al retrato de Carlos II de Juan Carreño de Miranda conservado en el Museo Nacional del Prado, y supone una interesante aportación al catálogo razonado del pintor. La fotografía en Rx, nos muestra no sólo el habitual cortinaje del fondo, sino una serie de cambios de posición en la cadena de la que cuelga el Toisón que porta el retratado y en la empuñadora de la espada.
 
Lienzo pintado h. 1685 es una de las últimas imágenes que se conservan del rey, a la edad de 25 años. Sobre un fondo casi neutro, el pintor nos presenta con una sobriedad evidente la figura de Carlos II de tres cuartos con la intención de emular al retrato de Felipe IV pintado por Velázquez. Vestido de negro, con una perfección y una seguridad inimaginable el pintor define las diferentes calidades de su ropaje adornadas por los reflejos y brillos cromáticos del Toisón, empuñadura y cinturón. Invadido por la misma tristeza que podemos apreciar en otros retratos de Carlos II, nos mira con un cansancio amargo. El cabello algo más largo que el retrato conservado en el Museo del Prado, cae sobre el hombro izquierdo del Rey, y con una pincelada concisa el pintor define los característicos rasgos fisionómicos de Carlos II, nariz y mentón pronunciados y labios de evidente grosor.
 
Una segunda versión se conserva en el Museo Nacional del Prado, y un dibujo preparatorio donde aparece la misma efigie real de este retrato se conserva en la Academia de San Fernando.
 
Agradecemos al Dr. Álvaro Pascual Chenel la confirmación de la autoría de esta obra.