Home / SUBASTA DE DICIEMBRE 2020 / JUAN DE SARIÑENA (Probabablemnete Aragón, 1545- Valencia, 1619),
Subasta streaming
Finalizada
727. JUAN DE SARIÑENA (Probabablemnete Aragón, 1545- Valencia, 1619)
San Jerónimo en el desierto
Hacia 1580



Categorias
PINTURA ANTIGUA

VENDIDO POR

3.500 €

Comparta este lote

Descripción del lote


JUAN DE SARIÑENA (Probabablemnete Aragón, 1545- Valencia, 1619)
San Jerónimo en el desierto
Hacia 1580



Óleo sobre tabla. 19 x 12,2 cm
 
BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA:
 
Benito Domenech, Fernando. Juan Sariñena ( 1545-1619). Pintor de la Contrarreforma en Valencia. Valencia, Museo de Bellas Artes de Valencia, 2007.
Vvaa. Cinco siglos de pintura valenciana. Obras del Museo de Bellas Artes de Valencia. Cat. Exp. Madrid, sala de exposiciones de la Fundación central Hispano, octubre-diciembre 1996.
Benito Domenech, Fernando. Los Ribalta y la pintura Valenciana de su tiempo. Cat. exp. Madrid, Museo del Prado diciembre 1987- enero 1988; Valencia, Lonja octubre-noviembre 1987.
Pérez Sánchez, Alfonso E., Pintura barroca en España, 1600-1750. Madrid, Cátedra, 1992, pp. 141-143.
Palomino, Antonio. Vidas, edición de Nina Ayala Mallory. Madrid, Alianza Forma, 1986.  Pp. 71.
 
Pintor valenciano destacado del último tercio del siglo XVI, a caballo entre la tradición renacentista- manierista de Juanes y el nuevo naturalismo que personificará Francisco Ribalta. Está documentado en Roma en 1570, lugar en el que entra en contacto Pulzone, Venusti o Vanni, pintores de la Contramaniera tardía. Probablemente viajó a ciudades como Cremona, Bérgamo y sobre todo Venecia, por las evidentes influencias estilísticas patentes en su pintura. Se establece en Valencia en 1584, y entra en contacto con el arzobispo Juan de Ribera, que se consagrará como su gran mecenas. Realizará encargos para para la Generalitat, el Ayuntamiento, el convento de los Predicadores o el Arzobispado Ribera y será nombrado Pintor de la Ciudad. Trabajó para la decoración del arco triunfal de entrada de Felipe III para su casamiento con Margarita, y los retratos de San Vicente Ferrer y San Pedro mártir. Finalmente destacar que es en 1599, cuando Sariñena, entre en contacto con Ribalta, y evolucionará su estilo hacia el naturalismo.
 
Esta pequeña tabla de San Jerónimo es una obra temprana dentro de la producción del pintor. Pintada a su regreso de Italia. Son patentes las influencias italianizantes; en el juego de luces, en la concepción del paisaje con una pincelada suelta o en el tholos que se vé al fondo. Se aprecia una deuda manierista de Juanes en la idealización de la anatomía del santo, de volumen claro y rotundo, así como en la forma de resolver las montañas del fondo de un azul difuminado y perfectamente equilibrado. Sobre un fondo de paisaje en el desierto de Calcis, San Jerónimo arrodillado en actitud de penitencia y meditación. Le rodean los atributos del Santo: la piedra, la calavera, el león, las vestiduras eclesiásticas rojas, con capelo cardenalicio y la traducción latina de la Biblia.
Es probable que recurriera a alguna estampa o modelo conocido, como puede ser el San Jerónimo de Juan de Juanes, hoy en la catedral de Palma de Mallorca o el San Francisco de la predela del Retablo de las Animas de 1602 de la parroquia de Santa Cruz de Valencia.