Home / SUBASTA OCTUBRE / JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923) , JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923)Barcos junto a la costa,
Subasta streaming
792. JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923)
Barcos junto a la costa

Precio salida

18.000 €

Introduzca aquí su puja máxima para cuando empiece la subasta.

Comparta este lote

Descripción del lote


JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923)
Barcos junto a la costa

Óleo sobre cartón
16,7 x 27,2 cm
Firmado y fechado áng. inf. izq: J. Sorolla/81
Pintado en 1881.
 
PROCEDENCIA:
Antonio del Castillo, suegro del pintor.
Colección particular.
 
Se acompaña de certificado original de Francisco Pons-Sorolla Arnau fechado en Madrid, 22 de febrero de 1982.
 
Agradecemos a Blanca Pons Sorolla su ayuda en la catalogación de esta obra. El número de inventario en el catálogo razonado es el BPS13.
 
Fechado en 1881, Sorolla acaba de finalizar sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de Valencia, vijaja a Madrid y visita el Museo del Prado. En la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid, inaugurada el 18 de mayo, presenta tres cuadros bajo el título común de Marina, siendo éstos: Veleros en el mar, Escena de puerto (hoy en el Museo Sorolla) y Barcos en puerto de edificios.
Nuestro pintor a la edad de 18 años estaba viviendo con su tio José Piqueres, cerrajero de profesión, trabajaba en un taller que se encontraba en la entrada del camino Hondo del Grao, y en él se dedicaban fundamentalmente a la forja de herrajes para embarcaciones. Al taller acudiría desde pequeño su sobrino Joaquín.
“cuando el crepúsculo proyectaba largas sombras sobre el camino, tío y sobrino, tras cerrar las desvencijadas puertas de madera, con los talegos de la comida al hombro, regresaban a la ciudad, a través del Turia, por el puente del Mar” Blasco Ibáñez, períodico El Pueblo al dia siguiente de la muerte de Piqueres.
Nuestro apunte es una escena que Sorolla vería desde niño en su tierra natal y en la que ya demuestra sus extraordinarias capacidades como pintor con solo 18 años y al que, probablemente, le tendría un cariño especial ya que sabemos que se quedaría en la colección de su suegro, Antonio del Castillo.