Home / SUBASTA JUNIO 2022 / JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923) , JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923)En el puerto, San Sebastián, 1903-1904,
Subasta streaming
Finalizada
1072. JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923)
En el puerto, San Sebastián, 1903-1904

VENDIDO POR

47.500 €

Comparta este lote

Descripción del lote


JOAQUÍN SOROLLA Y BASTIDA (Valencia, 1863 - Madrid, 1923)
En el puerto, San Sebastián, 1903-1904

Óleo sobre papel pegado a cartón
14 x 19,3 cm
Firmado áng. inf. dcho: J Sorolla B
 
PROCEDENCIA:
Colección particular.
 
Agradecemos a Blanca Pons-Sorolla su ayuda en la catalogación de esta obra con número de inventario BPS 1494. Esta obra se acompaña de un certificado emitido por Francisco Pons-Sorolla en Madrid el 2 de octubre de 1969.
 
1903-1904, Amalio Gimeno, en un análisis de la trayectoria pictórica de Sorolla, dice que la carácterística primera y más señalada de su arte es el dominio de la luz; otra caracterítica notable es su amor por el agua; dice también que una nota dominante en su trabajo es su rapidez de visión y su prontitud en crear, que además, es sincero, pinta lo que ve y cómo lo ve, fielmente y sin deformarlo; y todo ello con una técnica que sorprende. Con todo este bagaje, a partir de 1903 marchó con paso firme y suelto hacia su perfección y ya no se detuvo hasta su muerte. Empieza la madurez y el triunfo de Sorolla, su consagración en parís y sus exposiciones enBerlín y Londres.
Si bien desde que era niño, Sorolla es un enamorado del Mediterráneo, de ahora en adelante buscará otros escenarios que mostrar al mundo, primero en Europa y luego en América y hacer de su obra más completa y diversa. En 1904, nuestro pintor realiza más de 250 obras entre apuntes, pequeño y de mediano formato y cuadros. Trabaja sin descanso. Llegado el verano de 1094, Sorolla está en San Sebastián y nuestro apunte refleja ese cambio de escenario y la búsqueda de nuevos retos, captar una luz y paleta de colores diferentes. Con una pincelada rápida y vigorosa nos muestra a un grupo de pescadores y pescadoras, que parecen volver de su quehacer y están en el puerto de San Sebastián.