Home / marzo 2020 / ANTONIO ARIAS (1614- 1684), ANTONIO ARIAS (1614- 1684)San Anto
Subasta presencial
Finalizada
829. ANTONIO ARIAS (1614- 1684)
San Antonio de Padua
Categorias
PINTURA ANTIGUA

VENDIDO POR

19.000 €

Comparta este lote

Descripción del lote


ANTONIO ARIAS (1614- 1684)
San Antonio de Padua

Óleo sobre lienzo. 120 x 94,5 cm.
En el reverso con etiqueta de la Junta Delegada de Incautación con número de inventario "21142".
 
PROCEDENCIA:
Antigua colección del Duque del Infantado.
 
Antonio Arias (1614-1684), pintor madrileño discípulo de Pedro de las Cuevas. Mostró ya desde los 14 años su excepcional precocidad, momento en el que recibió un encargo importante; el retablo de las carmelitas Descalzas de Toledo, hoy perdido. En palabras de Ceán Bermúdez “los elogios que mereció, lejos de envanecerle, fueron un nuevo estímulo que le inspiró mayor aplicación y mayores adelantamientos”. En 1639, interviene junto a Polo en la decoración del salón dorado del Alcázar por encargo del Conde Duque de Olivares, siendo la obra de “Carlos V y Felipe II”, hoy en el Museo del Prado y la única conservada de este conjunto. A partir de 1645, año en el que abrió su estudio en Madrid, recibió numerosos encargos de carácter religioso, tanto obras devocionales como lienzos destinados a series conventuales.
La obra que presentamos, hasta ahora en paradero desconocido, es una interesante aportación a la producción artística de este pintor. Con una severidad monumental y sobre un fondo de paisaje emerge la figura de San Antonio de Padua con el Niño. Ambas figuras, definidas con un dibujo preciso, nos muestran la maestría del pintor. Cabe destacar el inconfundible tratamiento del ropaje del Santo definidos sus pliegues de forma casi escultórica con perfil anguloso y rotundo que dotan a la obra de una infinidad de texturas y claroscuros, motivo que nos remiten a las formas extraídas de algún grabado de Durero. Tanto en el modelado de las figuras, en cómo están iluminadas, así como en la utilización de un colorido claro e intenso nos acerca a los métodos ya utilizados por el pintor Juan Bautista Maino. Antonio Arias se definió como un artista del momento, ligado a la corriente artística de mediados del siglo XVIII, el naturalismo que queda patente en la caracterización del rostro de San Antonio y la delicadeza infantil del niño.
Se puede relacionar con la Virgen con el Niño de Antonio Arias conservada en el Museo del Prado en el tratamiento del paisaje así como en el rostro del Niño y con la Santa María Egipciaca fechada en 1641 conservada en una colección particular (Ver: Angulo, D. y Pérez Sánchez, A.E. : “Pintura madrileña del segundo tercio del S. XVII". C.S.I.C., 1983, lám. 2 y lám. 5.