Home / marzo 2020 / ATRIBUIDO A JOSÉ DE PAEZ (Ciudad de México, 1727 - c. 1780), ATR
Subasta streaming
Finalizada
838. ATRIBUIDO A JOSÉ DE PAEZ (Ciudad de México, 1727 - c. 1780)
Virgen con Niño inserta en una guirnalda de flores con juegos de acanto de inspiración barroca rodeada de cuatro ángeles
H. 1754
Categorias
PINTURA ANTIGUA

VENDIDO POR

3.750 €

Comparta este lote

Descripción del lote


ATRIBUIDO A JOSÉ DE PAEZ (Ciudad de México, 1727 - c. 1780)
Virgen con Niño inserta en una guirnalda de flores con juegos de acanto de inspiración barroca rodeada de cuatro ángeles
H. 1754

Óleo sobre cobre. 16 x 11,6 cm.
Con inscripción: “Por cada vez que se reze de rodillas una salve: y Ave María delante de ella Divina Señora de la Paz pidiendo por la Exaltación de la Sta Fee Catholica tiene concedidas indulgencias por 6 Señores Cardenales Arzobispos y obispos. año 1754".
 
Fechado en 1754, año muy significativo para los mejicanos ya que se proclama la Virgen de Guadalupe como patrona de México por el Papa Benedicto XIV. Nuestro cobre, por su tamaño, probablemente, fuera concebido como cuadro de devoción privada para un pequeño oratorio, una joya indiscutible de este periodo.  En la obra que presentamos queda patente el interés José de Paéz, pintor prolífico del siglo XVIII, por los temas religiosos y fundamentalmente por las advocaciones marianas. Los grabados, de origen europeo, fueron una fuente inagotable de inspiración para los artistas novohispanos. Nuestra obra, pudiera ser que estuviera basada en algún grabado, pero no hemos podido localizarlo dando originalidad a nuestra obra.  La Virgen con Niño, Divina Señora de la Paz, emerge de un fondo neutro y queda enmarcada con un juego de flores de acanto con cuatro ángeles portadores de una serie de filacterias inscritas en latín en las esquinas. Abajo podemos leer una inscripción que concede indulgencias al que rece una salve y un ave maría de rodillas ante esta imagen. Vemos la mano de artista en toda la composición, pero nos detenemos en ese cuidado modelado de los rostros ovales cargados de una dulzura contenida y concebidos con una belleza ideal que son rasgos característicos del estilo del pintor.