Lotes

vista
Filtros+
+

982. TALLER DEL MAESTRO DEL HIJO PRÓDIGO (Pintor activo en Amberes, en la segunda mitad del siglo XVI)Tríptico; tabla central: Adoración de los Reyes Magos y tablas laterales Anuciación y Nacimiento del Niño

Medidas: tabla central: 56 x 40,5 cm; tablas laterales: 57 x 18 cm.
 
PROCEDENCIA:
Colección particular Barcelona.
 
Se adjunta ficha técnica de Javier Morales Vallejo, Doctor de Historia del Arte, Diciembre 2002; "Tríptico de la Anunciación, Nacimiento y Adoración de los Reyes Magos", Taller del Maestro del Hijo Pródigo, h. 1525.
Pintor anónimo, debe su nombre a la obra “El hijo pródigo en una fiesta galante” que se conserva en el Kunstshistoriches Museum de Viena. Fue un pintor activo en Amberes durante mediados del Siglo XVI. Se sabe que tuvo un taller muy activo en Amberes para satisfacer la importante demanda de sus obras y son numerosas las importaciones de las pinturas de los Países Bajos con España durante esos años.
 
En este tríptico que presentamos, con “Adoración de los Reyes Magos” (tabla central), “La Anunciación” y el “Nacimiento del Niño” (laterales), podemos apreciar los rasgos tan característicos de este Maestro.  El gusto por los paisajes con pilastras y frontones de inspiración clásica, su interés por la disposición de múltiples personajes, el tratamiento de rostros angulosos de formas alargadas con una pequeña hendidura en la barbilla, las oreja grandes y bien dibujadas, la desproporción de las manos, así como, la forma peculiar y quebrada de plegar los paños.
 
Se puede relacionar con la tabla de la “Una parábola de la mujeres prudentes y necias conservado en el obispado de Brujas" y “Ester delante de Asuero” conservado en el Hospital de Saint Elisabeth, Lierre. (Ver: Ana Diéguez Rodríguez: “Una parábola de las mujeres prudentes y necias del Maestro del Hijo Pródigo en el obispado de Brujas”. Boletín del Museo e Instituto Camón Aznar, Nº 100, 2007, págs. 29-38).
 

Precio salida

12.000 €

NO VENDIDO

982. TALLER DEL MAESTRO DEL HIJO PRÓDIGO (Pintor activo en Amberes, en la segunda mitad del siglo XVI)Tríptico; tabla central: Adoración de los Reyes Magos y tablas laterales Anuciación y Nacimiento del Niño

Medidas: tabla central: 56 x 40,5 cm; tablas laterales: 57 x 18 cm.
 
PROCEDENCIA:
Colección particular Barcelona.
 
Se adjunta ficha técnica de Javier Morales Vallejo, Doctor de Historia del Arte, Diciembre 2002; "Tríptico de la Anunciación, Nacimiento y Adoración de los Reyes Magos", Taller del Maestro del Hijo Pródigo, h. 1525.
Pintor anónimo, debe su nombre a la obra “El hijo pródigo en una fiesta galante” que se conserva en el Kunstshistoriches Museum de Viena. Fue un pintor activo en Amberes durante mediados del Siglo XVI. Se sabe que tuvo un taller muy activo en Amberes para satisfacer la importante demanda de sus obras y son numerosas las importaciones de las pinturas de los Países Bajos con España durante esos años.
 
En este tríptico que presentamos, con “Adoración de los Reyes Magos” (tabla central), “La Anunciación” y el “Nacimiento del Niño” (laterales), podemos apreciar los rasgos tan característicos de este Maestro.  El gusto por los paisajes con pilastras y frontones de inspiración clásica, su interés por la disposición de múltiples personajes, el tratamiento de rostros angulosos de formas alargadas con una pequeña hendidura en la barbilla, las oreja grandes y bien dibujadas, la desproporción de las manos, así como, la forma peculiar y quebrada de plegar los paños.
 
Se puede relacionar con la tabla de la “Una parábola de la mujeres prudentes y necias conservado en el obispado de Brujas" y “Ester delante de Asuero” conservado en el Hospital de Saint Elisabeth, Lierre. (Ver: Ana Diéguez Rodríguez: “Una parábola de las mujeres prudentes y necias del Maestro del Hijo Pródigo en el obispado de Brujas”. Boletín del Museo e Instituto Camón Aznar, Nº 100, 2007, págs. 29-38).
 

Precio salida: 12.000 €

NO VENDIDO

983. ESCUELA CASTELLANA, SIGLO XVIVisión mística de San Bernardo o Lactación de San Bernardo

Óleo sobre tabla. 120 x 104 cm.
 
PROCEDENCIA:
Colección particular Madrid.
 
San Bernardo de Claraval, fue una de las grandes personalidades de la iglesia medieval. De origen borgoñon, nació en 1090 en Fontaine des Dijon, ingresando joven en la abadía benedictina de Citeaux (del Cister). En 1115, liberó la reforma cisterciense, fundando la abadía de Claraval, que gobernó hasta su fallecimiento en 1153.
La obra que presentamos representa el milagro de la “lactatio”, incorporado a la biografía del Santo en el siglo XIV. Fue en Chantillon-sur- Seine, cuando el Santo estaba rezando ante la imagen de la Virgen con Niño, invocándola “Mostra te esse matrem”. Es entonces, cuando se produce el milagro en el que el Santo recibe un chorro divino de la leche de la Virgen. Sobre esta mística visión surgieron diversas leyendas como la que decía que las gotas cayeron sobre la boca, los ojos, y la túnica del santo que se volvió blanca; como el hábito de los monjes del Cister.
 
Sobre un fondo arquitectónico y en un interior el pintor nos sitúa la Virgen y el Niño Jesús con el santo dispuestos en dos planos, de gloria y de tierra, en un eje diagonal. San Bernardo situado en un primer plano vestido con hábito blanco, arrodillado y en actitud de oración recibe la leche del pecho de la Virgen que aparece en un plano superior sobre un trono de nubes iluminados y mantenido por la cabeza de querubines. Destacamos el tratamiento delicado de los rostros, la corrección del dibujo y la aplicación de los colores un tanto esmaltados.

Precio salida

6.000 €

NO VENDIDO

983. ESCUELA CASTELLANA, SIGLO XVIVisión mística de San Bernardo o Lactación de San Bernardo

Óleo sobre tabla. 120 x 104 cm.
 
PROCEDENCIA:
Colección particular Madrid.
 
San Bernardo de Claraval, fue una de las grandes personalidades de la iglesia medieval. De origen borgoñon, nació en 1090 en Fontaine des Dijon, ingresando joven en la abadía benedictina de Citeaux (del Cister). En 1115, liberó la reforma cisterciense, fundando la abadía de Claraval, que gobernó hasta su fallecimiento en 1153.
La obra que presentamos representa el milagro de la “lactatio”, incorporado a la biografía del Santo en el siglo XIV. Fue en Chantillon-sur- Seine, cuando el Santo estaba rezando ante la imagen de la Virgen con Niño, invocándola “Mostra te esse matrem”. Es entonces, cuando se produce el milagro en el que el Santo recibe un chorro divino de la leche de la Virgen. Sobre esta mística visión surgieron diversas leyendas como la que decía que las gotas cayeron sobre la boca, los ojos, y la túnica del santo que se volvió blanca; como el hábito de los monjes del Cister.
 
Sobre un fondo arquitectónico y en un interior el pintor nos sitúa la Virgen y el Niño Jesús con el santo dispuestos en dos planos, de gloria y de tierra, en un eje diagonal. San Bernardo situado en un primer plano vestido con hábito blanco, arrodillado y en actitud de oración recibe la leche del pecho de la Virgen que aparece en un plano superior sobre un trono de nubes iluminados y mantenido por la cabeza de querubines. Destacamos el tratamiento delicado de los rostros, la corrección del dibujo y la aplicación de los colores un tanto esmaltados.

Precio salida: 6.000 €

NO VENDIDO

992. JUAN DE SOLÍS (Segovia (?), ff. S. XVI- Madrid,1654)San Elías sobre un paisaje nevado con el Monte Carmelo

Óleo sobre lienzo. 90 x 130 cm.
Con etiqueta en el reverso inscrita a máquina: "Fraile ermitaño. Procedencia: Madrid, Sr. Ruiz Jarabo In/T: 26 de Septiembre de 1973. Reg. Gral: 1647".
 
PROCEDENCIA:
Antigua colección Francisco Ruiz-Jarabo, Madrid.
Colección particular española.
 
Se adjunta certificado del profesor Enrique Valdivieso firmado en Enero del 2021, copia del informe del instituto Central de restauración del Ministerior de Cultura por su restauración en 1973 y la obra está publicada en la memora de intervención del 22 de noviembre de 1973, volúmen 4, hoja 2, BM 95/26.
 
Pintor destacado y padre del también pintor Francisco de Solís. Trabajo en la Corte de Felipe V, fue nombrado “pintor de la Reina de Nuestra Señora” e intervino en las decoraciones y embellecimiento del Palacio del Buen Retiro. En 1636, hay constancia de que realiza una serie de trabajos para el arzobispo de Toledo y en 1647 interviene en la decoración de pintura y dorado del interior y la reja de la Capilla de la Virgen del Amparo.
 
Dentro de su producción artística, destacó por las series de pinturas dedicados a santos eremitas. La obra que presentamos es un buen ejemplo de ello. Sobre un paisaje con el Monte Carmelo de fondo, Solís nos sitúa en un primer término a San Elías. Viste hábito carmelita con capa blanca y manto marrón, sentado en actitud de descanso durante su viaje. Lleva cayado de caminante y en su otra mano sujeta un libro en el que pudieran estar consignadas sus profecías. Son claras las influencias de Collantes en el paisaje, así como evidentes reminiscencias a los grabados flamencos y los paisajes invernales de Joost de Momper.
 
Otras obras de la serie de ermitaños que se conocen son: “San Jerónimo”, “San Benito”, “San Bernardo” y “San Antón” en una colección particular y un “San Severino” en el Museo de Navarra de Pamplona.
 

Precio salida

5.000 €

NO VENDIDO

992. JUAN DE SOLÍS (Segovia (?), ff. S. XVI- Madrid,1654)San Elías sobre un paisaje nevado con el Monte Carmelo

Óleo sobre lienzo. 90 x 130 cm.
Con etiqueta en el reverso inscrita a máquina: "Fraile ermitaño. Procedencia: Madrid, Sr. Ruiz Jarabo In/T: 26 de Septiembre de 1973. Reg. Gral: 1647".
 
PROCEDENCIA:
Antigua colección Francisco Ruiz-Jarabo, Madrid.
Colección particular española.
 
Se adjunta certificado del profesor Enrique Valdivieso firmado en Enero del 2021, copia del informe del instituto Central de restauración del Ministerior de Cultura por su restauración en 1973 y la obra está publicada en la memora de intervención del 22 de noviembre de 1973, volúmen 4, hoja 2, BM 95/26.
 
Pintor destacado y padre del también pintor Francisco de Solís. Trabajo en la Corte de Felipe V, fue nombrado “pintor de la Reina de Nuestra Señora” e intervino en las decoraciones y embellecimiento del Palacio del Buen Retiro. En 1636, hay constancia de que realiza una serie de trabajos para el arzobispo de Toledo y en 1647 interviene en la decoración de pintura y dorado del interior y la reja de la Capilla de la Virgen del Amparo.
 
Dentro de su producción artística, destacó por las series de pinturas dedicados a santos eremitas. La obra que presentamos es un buen ejemplo de ello. Sobre un paisaje con el Monte Carmelo de fondo, Solís nos sitúa en un primer término a San Elías. Viste hábito carmelita con capa blanca y manto marrón, sentado en actitud de descanso durante su viaje. Lleva cayado de caminante y en su otra mano sujeta un libro en el que pudieran estar consignadas sus profecías. Son claras las influencias de Collantes en el paisaje, así como evidentes reminiscencias a los grabados flamencos y los paisajes invernales de Joost de Momper.
 
Otras obras de la serie de ermitaños que se conocen son: “San Jerónimo”, “San Benito”, “San Bernardo” y “San Antón” en una colección particular y un “San Severino” en el Museo de Navarra de Pamplona.
 

Precio salida: 5.000 €

NO VENDIDO

VENDIDO
995. ATRIBUIDO A GONZALO COQUES (Amberes, 1614/1618-1684)Monsieur de Fermenery y familia sobre un paisaje

Óleo sobre lienzo. 107,5 x 137 cm.
En el marco con chapa inscrita: “M. de Fermenery & family, Director of the Dutch East India Coy and Mayor of Dort, 1666, Gillis Tilborch, le jeune, circa 1625- 1678”.
En el reverso con etiqueta de la Sala Parés, con número de registro “20718”, autor: Gillis Van Tilborch, Título: paisaje con figuras; etiqueta Sit Transportes Internacionales S. A, otro restos de etiqueta.
En el reverso inscrito a tiza “29”.
 
Obra anteriormente atribuida a Gillis Van Tilborch el joven, c. 1625- 1678.
 
Gonzalo Coques fue uno de los pintores flamencos principales y destacó no sólo como pintor de retratos de pequeño formato, sino también por los retratos de familias y cuadros de historia. Por su proximidad artística con Van Dyck, con el que colaboró entre 1629- 1632 y 1634- 1635, fue conocido como “el pequeño Van Dyck”. Maestro del Gremio de San Lucas en 1640. En 1671, fue nombrado pintor de corte de Juan Dominico de Zuñiga y Fonseca, gobernador de los Países Bajos. Trabajó para la rica burguesía de Amberes y recibió encargos de Juan de Austria el Joven, Federico Guillermo, elector de Brandeburgo, Federico Enrique, príncipe de Orange.
 
Sobre un fondo de paisaje el pintor nos sitúa a la familia Fermenery. Como podemos leer en la chapa del marco de la obra, así como en una referencia localizada en The connoisseur: an illustrated magazine for collectors, Fermenery, fue presidente de la Dutch East Indian Company y alcalde de Dort, que jugó un papel fundamental en la importación de objetos preciosos a Europa, como porcelanas finas y trabajos en laca. La jerarquía familiar, está claramente escenificada por los gestos y las miradas de los representados en los que Coques ahonda en el carácter y en las relaciones entre ellos. Introduce en la escena símbolos y elementos anecdóticos como una cesta, rosa, unas manzanas, un perro dotando a la escena de un aire más informal. Visten según la moda del momento. El padre, serio con mirada dirigida al espectador, apoya su mano izquierda sobre uno de sus hijas que juega con su madre. Su esposa e hijas, todos ellos vestidos a la moda, dirigen su mirada a un personaje con camisa roja que parece alejarse de la escena.
 
A comparar con otros retratos de familia de Gonzalo Coques conservados en la National Gallery de Londres, y en la colección Wallace.

Precio salida

8.000 €

VENDIDO

VENDIDO
995. ATRIBUIDO A GONZALO COQUES (Amberes, 1614/1618-1684)Monsieur de Fermenery y familia sobre un paisaje

Óleo sobre lienzo. 107,5 x 137 cm.
En el marco con chapa inscrita: “M. de Fermenery & family, Director of the Dutch East India Coy and Mayor of Dort, 1666, Gillis Tilborch, le jeune, circa 1625- 1678”.
En el reverso con etiqueta de la Sala Parés, con número de registro “20718”, autor: Gillis Van Tilborch, Título: paisaje con figuras; etiqueta Sit Transportes Internacionales S. A, otro restos de etiqueta.
En el reverso inscrito a tiza “29”.
 
Obra anteriormente atribuida a Gillis Van Tilborch el joven, c. 1625- 1678.
 
Gonzalo Coques fue uno de los pintores flamencos principales y destacó no sólo como pintor de retratos de pequeño formato, sino también por los retratos de familias y cuadros de historia. Por su proximidad artística con Van Dyck, con el que colaboró entre 1629- 1632 y 1634- 1635, fue conocido como “el pequeño Van Dyck”. Maestro del Gremio de San Lucas en 1640. En 1671, fue nombrado pintor de corte de Juan Dominico de Zuñiga y Fonseca, gobernador de los Países Bajos. Trabajó para la rica burguesía de Amberes y recibió encargos de Juan de Austria el Joven, Federico Guillermo, elector de Brandeburgo, Federico Enrique, príncipe de Orange.
 
Sobre un fondo de paisaje el pintor nos sitúa a la familia Fermenery. Como podemos leer en la chapa del marco de la obra, así como en una referencia localizada en The connoisseur: an illustrated magazine for collectors, Fermenery, fue presidente de la Dutch East Indian Company y alcalde de Dort, que jugó un papel fundamental en la importación de objetos preciosos a Europa, como porcelanas finas y trabajos en laca. La jerarquía familiar, está claramente escenificada por los gestos y las miradas de los representados en los que Coques ahonda en el carácter y en las relaciones entre ellos. Introduce en la escena símbolos y elementos anecdóticos como una cesta, rosa, unas manzanas, un perro dotando a la escena de un aire más informal. Visten según la moda del momento. El padre, serio con mirada dirigida al espectador, apoya su mano izquierda sobre uno de sus hijas que juega con su madre. Su esposa e hijas, todos ellos vestidos a la moda, dirigen su mirada a un personaje con camisa roja que parece alejarse de la escena.
 
A comparar con otros retratos de familia de Gonzalo Coques conservados en la National Gallery de Londres, y en la colección Wallace.

Precio salida: 8.000 €

VENDIDO